The Book of Common Prayer
United States England Scotland Ireland Wales Canada World

    Libro de Oración Común
The Book of Common Prayer in Spanish (1928)

 

Oficios de Instrucción

PRIMER OFICIO

Después de cantar un Himno, arrodillados el Ministro y la Congregación dirán juntamente la Oración siguiente, diciendo primero el Ministro,

  El Señor sea con vosotros.
Resp. Y con tu espíritu.

Oremos.

 

DIOS de todo poder y fortaleza, Que eres el autor y dador de todo lo bueno; Injerta en nuestros corazones el amor de tu Nombre, Aumenta en nosotros la verdadera religión, Nútrenos de toda bondad, Y por tu gran misericordia guárdanos en la misma; Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después, sentada la Congregación, el Ministro les hará las preguntas si guientes, leyendo o repitiendo la Congregación las Respuestas como se indican.

    Pregunta. Cuál es tu Nombre Cristiano?
    Respuesta. Mi Nombre Cristiano es —— .
    Pregunta. Quién te dió este Nombre?
    Respuesta. Mis Padrinos me dieron este Nombre en el Bautismo; en el cual fui hecho miembro de Cristo, hijo de Dios, y heredero del reino del Cielo.
    Pregunta. Qué prometieron entonces por ti tus Padrinos?
    Respuesta. Mis Padrinos prometieron e hicieron voto de tres cosas en mi nombre: Primero, que yo renunciaría al diablo y todas sus obras, las pompas y vanidades de este mundo corrompido, y todos los apetitos pecaminosos de la carne; En segundo lugar, que yo creería todos los Artículos de la Fe Cristiana; Y en tercer lugar, que guardaría la santa voluntad de Dios y sus mandamientos, y caminaría en ellos todos los días de mi vida.
    Pregunta. No crees que estás obligado a hacerlo así?
    Respuesta.
Sí, ciertamente; y con el auxilio de Dios, así lo haré. Y de todo corazón doy gracias a nuestro Padre celestial, por haberme llamado a este estado de salvación, mediante Jesucristo nuestro Salvador. Y ruego a Dios me dé su gracia, para que pueda continuar en él hasta el fin de mi vida.

Entonces dirá el Ministro,

DICES que tus Padrinos prometieron e hicieron voto de que habías de creer en todos los Artículos de la Fe Cristiana. Recita los Artículos de la Fe Cristiana según están contenidos en el Credo de los Apóstoles:

Entonces, el Ministro y la Congregación se levantarán y repitirán el Credo de los Apóstoles.

CREO en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra:
    Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor: Que fué concebido por el Espíritu Santo, Nació de la Virgen María: Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, Fué crucificado, muerto y sepultado: Descendió a los infiernos; Al tercer día resucitó de entre los muertos: Subió a los cielos, Y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso: De donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
    Creo en el Espíritu Santo: La Santa Iglesia Católica; La Comunión de los Santos: El perdón de los pecados: La Resurrección del cuerpo: Y la Vida perdurable. Amén.
 

Offices of Instruction

  

First Office

Entonces, el Ministro, volviéndose a la Congregación, hará la Pregunta siguiente, respondiendo a ella la Congregación.

    Pregunta. Qué es lo que aprendes principalmente en estos Artículos de tu Fe?
    Respuesta. En primer lugar, aprendo a creer en Dios Padre, que me creó a mí, y a todo el mundo.
    En segundo lugar, en Dios Hijo, que me redimió a mí, y a todo el género humano.
    En tercer lugar, en Dios Espíritu Santo, que me santifica a mí, y a todo el pueblo de Dios.
    Y a esta Santa Trinidad, Un sólo Dios, yo alabo y ensalzo, diciendo,

Ministro y Congregación.
GLORIA al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; 
    Como era al principio, es ahora, y será siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Aquí puede cantarse un Himno, después de lo cual el Ministro, volviéndose a la Congregación, dirá,

DIJISTE que tus Padrinos prometieron e hicieron voto de que guardarías la santa voluntad de Dios y sus mandamientos. Dime cuántos Mandamientos hay?
    Respuesta. Hay Diez Mandamientos, dados en los tiempos antiguos por Dios al pueblo de Israel.

Entonces dirá el Ministro,

Pidamos el auxilio de Dios para conocerlos y guardarlos.

  El Señor sea con vosotros.
Resp. Y con tu espíritu.

 
 

Oremos.

Entonces, el Ministro y la Congregación arrodillados, dirán conjuntamente esta oración.

OH Dios Todopoderoso, Que eres el único que puedes gobernar las voluntades y afectos rebeldes de los pecadores; Concede a tu pueblo la gracia de que ame tus mandatos, Y aspire a tus promesas; Para que de este modo, en medio de los varios y numerosos acontecimientos y mudanzas de este mundo, Nuestras almas miren hacia la sola mansión de la verdadera felicidad; Mediante Jesucristo nuestro Señor. Amén.

A continuación el Ministro repetirá los Diez Mandamientos, y después de cada uno la Congregación dirá la Oración prescrita. Pero se advierte, que cuando es así ordenado, la Congregación podrá repetir los Mandamientos, diciendo el Ministro la Oración. Y NÓTESE además, que la parte del mandamiento impresa en tipo pequeño puede ser omitida.

    I. No tendrás dioses ajenos delante de mí.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    II. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No las adorarás, ni las darás culto;

porque yo, el SEÑOR tuyo, soy Dios celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y cuarta generación de aquellos que me aborrecen; y que hago misericordia en millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    III. No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano;

porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tomare su nombre en vano.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    IV. Acuérdate del día de descanso para santificarlo.

Seis días trabajarás y harás toda tu obra; mas el séptimo es el día de descanso del SEÑOR tu Dios. En él no harás obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay; y en el día séptimo reposó: por tanto el SEÑOR bendijo el día séptimo y lo santificó.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    V. Honra a tu padre y a tu madre;

para que tus días se alarguen en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    VI. No matarás.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    VII. No cometerás adulterio.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    VIII. No hurtarás.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    IX. No dirás contra tu prójimo falso testimonio.

    Señor, ten misericordia de nosotros, e inclina nuestros corazones a guardar esta ley.

    X. No codiciarás

la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su criado, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

    Señor, ten misericordia de nosotros, y graba todos estos tus mandamientos en nuestros corazones, te suplicamos.
 

 

Entonces dirá el Ministro,

SUPLICAMOSTE, Señor, nos concedas el espíritu de pensar y hacer siempre lo que es justo; para que nosotros, que sin ti nada bueno podemos hacer, seamos por ti capaces de vivir según tu santa voluntad; mediante Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después de esto, sentándose la Congregación, el Ministro, hará las siguientes Preguntas, respondiendo la Congregación.

    Pregunta. Qué nos enseña nuestro Señor Jesucristo acerca de estos Mandamientos?
    Respuesta. Nuestro Señor Jesucristo nos enseña que se pueden resumir en dos Mandamientos: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; éste es el primero y el grande Mandamiento. Y el segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
    Pregunta. Qué aprendes principalmente de estos Diez Mandamientos?
    Respuesta. Aprendo dos cosas de estos Mandamientos; mi deber para con Dios, y mi deber para con mi Prójimo.
    Pregunta. Cuál es tu deber para con Dios?
    Respuesta. Mi deber para con Dios es creer en El, temerle y amarle con todo mi corazón, con toda mi mente, con toda mi alma y con todas mis fuerzas:

    I y II. Adorarle, darle gracias, Poner toda mi confianza en El e invocarle;
    III. Honrar su santo Nombre y su Palabra;
    IV. Y servirle en verdad todos los días de mi vida.

    Pregunta. Cuál es tu deber para con tu Prójimo?
    Respuesta. Mi deber para con mi Prójimo es Amarle como a mí mismo, y proceder con todos los hombres como yo quisiera que ellos procedieran conmigo:

    V. Amar, honrar y socorrer a mi padre y a mi madre: Honrar y obedecer a la autoridad civil: Someterme a todos mis gobernantes, maestros, pastores y superiores espirituales; Y portarme con la humildad y reverencia propias de un siervo de Dios;
    VI. No dañar a nadie por palabra u obra; No guardar rencor ni odio en mi corazón;
    VII. Guardar mi cuerpo en temperancia, moderación y castidad;
    VIII. Guardar mis manos de hurto y latrocinio; Ser verídico y justo en todos mis tratos;
    IX. Guardar mi lengua de maledicencia, mentira y calumnia;
    X. No codiciar ni desear bienes ajenos; Sino aprender y trabajar para ganar honestamente mi sustento, Y cumplir con mi deber en el estado de vida al cual Dios se sir viere llamarme.

Entonces se cantará un Himno, después de lo cual el Ministro se expresará como sigue.

ES preciso que sepas esto; que no eres capaz de hacer ni cumplir todo eso por tus propias fuerzas, ni andar en los Mandamientos de Dios, y servirle sin su gracia especial; la que debes aprender a invocar en todo tiempo con oraciones fervorosas. Cuál es la oración que nuestro Señor nos enseñó a orar?
    Respuesta. El Padre Nuestro.
    Ministro. Oremos, conforme Cristo nuestro Salvador nos ha enseñado, diciendo,

Entonces el Ministro y la Congregación arrodillados dirán juntos,

PADRE nuestro que estás en los cielos, Santificado sea tu Nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, Así en la Tierra como en los Cielos. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy. Y perdónanos nuestras deudas, Así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación, Mas líbranos de mal. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria, por siempre jamás. Amén.

LA gracia de nuestro Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo, sea con todos >nosotros por siempre jamás. Amén.

 


 

SEGUNDO OFICIO.

Después de cantar un Himno, el Ministro y la Congregación dirán con juntamente la siguiente sentencia.

VENID, y caminemos a la luz del Señor. Y El nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas.

Ministro. Muestra a tus siervos tu obra;
Congregación. Y a sus hijos tu gloria.
Ministro. Sea sobre nosotros tu misericordiosa bondad, oh Señor;
Congregación. Según ponemos nuestra confianza en ti.
Ministro. No a nosotros, Oh Señor, no a nosotros,
Congregación. Sino a tu Nombre sea la alabanza.
Ministro. Señor, oye nuestra oración.
Congregación. Y llegue a ti nuestro clamor.
Ministro. El Señor sea con vosotros.
Congregación. Y con tu espíritu.
Ministro. Oremos.

DIOS Todopoderoso, que edificaste tu Iglesia sobre el fundamento de los Apóstoles y Profetas, siendo Jesucristo la principal piedra angular; Concede que estemos tan estrechamente unidos en espíritu por medio de su doctrina, que seamos hechos un templo santo y aceptable a ti; mediante el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Aquí se podrá cantar un Himno, después del cual, sentándose la Congregación, el Ministro hará las Preguntas que siguen, concernientes a lq Iglesia, respondiendo la Congregación.

CUANDO fuiste hecho miembro de la Iglesia?
    Respuesta. Fuí hecho miembro de la Iglesia cuando fuí bautizado.
    Pregunta. Qué es la Iglesia?
    Respuesta. La Iglesia es el Cuerpo del cual Jesucristo es la Cabeza, y todos los bautizados son los miembros.
    Pregunta. Cómo está descrita la Iglesia en el Credo de los Apóstoles y en el de Nicea?
    Respuesta. La Iglesia está descrita en estos Credos como Una, Santa, Católica y Apostólica.
    Pregunta. Qué entendemos por estas palabras?
    Respuesta. Entendemos que la Iglesia es
    Una; porque es un Cuerpo bajo una sola Cabeza;
    Santa; porque el Espíritu Santo mora en ella, y santifica a sus miembros;
    Católica; porque es universal, guardando fervorosamente la Fe en todo tiempo, en todos los países y por todas las gentes; y es además enviada a predicar el Evangelio a todo el mundo; y
    Apostólica; porque continúa firme en la doctrina y comunión de los Apostóles.
    Pregunta. Cuál es tu deber principal como miembro de la Iglesia?
    Respuesta. Mi deber principal es seguir a Cristo, adorar a Dios todos los domingos en su Iglesia; y trabajar, orar y dar para la extensión de su Reino.
    Pregunta. Qué medios especiales provee la Iglesia para ayudarte a llevar a cabo todas estas cosas?
    Respuesta. La Iglesia provee la Imposición de las Manos,
o Confirmación, en la cual, después de renovar las promesas y los votos de mi Bautismo, y declarar mi lealtad y devoción a Cristo como mi Maestro, recibo los dones fortalecedores del Espíritu Santo.
    Pregunta. Después de ser confirmado, qué gran privilegio provee nuestro Señor para ti?
    Respuesta. Nuestro Señor provee el Sacramento de la Cena del Señor, o la Santa Comunión, para el continuo fortalecimiento y alimentación de mi alma.

 

Second Office

Después de otro Himno, el Ministro procederá con las Preguntas acerca de los Sacramentos como sigue.

CUANTOS Sacramentos ha ordenado Cristo en su Iglesia?
    Respuesta. Cristo ha ordenado sólo dos Sacramentos, como generalmente necesarios para la Salvación; el Bautismo y la Cena del Señor.
    Pregunta. Qué entiendes por la palabra Sacramento?
    Respuesta.
Entiendo por la palabra Sacramento un signo externo y visible de una gracia interna y espiritual que se nos concede; ordenado por Cristo mismo, como un medio por el cual recibimos esta gracia y una prenda que nos asegura de ella.
    Pregunta. Cuántas partes hay en un Sacramento?
    Respuesta. Hay dos partes en un Sacramento; el signo externo y visible, y la gracia interna y espiritual.
    Pregunta. Cuál es el signo externo y visible o forma en el Bautismo?
    Respuesta. El signo externo o forma en el Bautismo es el Agua; con la cual la persona es bautizada, En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    Pregunta.
Cuál es la gracia interna y espiritual en el Bautismo?
    Respuesta. La gracia interna y espiritual en el Bautismo es muerte al pecado, y nuevo nacimiento a la justicia; por la cual somos hechos hijos de gracia.
    Pregunta. Qué se requiere de las personas que han de ser bautizadas?
    Respuesta. Arrepentimiento, por el cual renuncian al pecado; y Fe, por la cual creen firmemente las promesas que Dios les hace en este Sacramento.
    Pregunta. Por qué pues son bautizados los párvulos, cuando por razón de su tierna edad no pueden cumplir lo que de ellos se exige?
    Respuesta. Porque, por la fe de sus Padrinos, los párvulos son recibidos en la Iglesia de Cristo, son >hechos recipientes de su gracia, y educados en el hogar de la fe.
    Pregunta. Para qué fué ordenado el Sacramento de la Cena del Señor?
    Respuesta. El Sacramento de la Cena del Señor fué ordenado para memoria perpetua del sacrificio de la muerte de Cristo, y de los beneficios que por él recibimos.
    Pregunta. Cuál es la parte externa o signo de la Cena del Señor?
    Respuesta. La parte externa de la Cena del Señor es, Pan y Vino, que el Señor ha mandado que recibamos.
    Pregunta. Cuál es la parte interna, o cosa significada? Respuesta. La parte interna, o cosa significada, es el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que son espiritualmente tomados y recibidos por los fieles en la Cena del Señor.
    Pregunta. Cuáles son los beneficios de que somos partícipes en la Cena del Señor?
    Respuesta. Los beneficios de que somos partícipes en la Cena del Señor son el fortalecimiento y alimentación de nuestras almas por el Cuerpo y la Sangre de Cristo, así como nuestros cuerpos son fortalecidos y alimentados por el Pan y Vino.
    Pregunta. Qué se requiere de los que vienen a la Cena del Señor?
    Respuesta. Se requiere de los que vienen a la Cena del Señor que se examinen a sí mismos, y vean si están verdaderamente arrepentidos de sus pecados, proponiéndose firmemente emprender una vida nueva; que tengan una viva fe en la misericordia divina por medio de Cristo, con una memoria agradecida de su muerte; y que estén en caridad con todos los hombres.

Aquí puede cantarse un Himno, y después el Ministro hará a la Congregación las Preguntas que siguen concernientes al Ministerio, respondiendo la Congregación.

QUE órdenes de Ministros hay en la Iglesia?
    Respuesta. Obispos, Presbíteros y Diáconos; Ordenes que han existido en la Iglesia desde los tiempos primitivos.
    Pregunta. Cuál es el oficio de un Obispo?
    Respuesta. El oficio de un Obispo es, ser un pastor principal en la Iglesia; conferir las Ordenes Sagradas; y administrar la Confirmación.
    Pregunta. Cuál es el oficio de un Presbítero?
    Respuesta. El oficio de un Presbítero es, ministrar al pueblo confiado a su cuidado; predicar la Palabra de Dios; bautizar; celebrar la Santa Comunión; y pronunciar la Absolución y la Bendición en Nombre de Dios.
    Pregunta. Cuál es el oficio de un Diácono?
    Respuesta. El oficio de un Diácono es, ayudar al Presbítero en el Oficio Divino, y en sus otros ministerios, bajo la dirección del Obispo.

 

 

Entonces el Ministro añadirá,

  El Señor sea con vosotros.
Resp. Y con tu espíritu.

Oremos.

CONCEDE, oh Señor, que los que han de renovar las promesas y los votos de su Bautismo, y ser confirmados por el Obispo, reciban de tal manera tu Espíritu Santo, que puedan crecer en tu gracia hasta el fin de su vida; mediante Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

CONCEDE, oh Padre, que cuando recibamos el bendito Sacramento del Cuerpo y Sangre de Cristo, acercándonos a esos santos misterios con fe, amor y verdadero arrepentimiento, obtengamos remisión de nuestros pecados, y seamos llenos de tu gracia y bendición celestial; mediante Jesucristo nuestro Señor. Amén.

LA Gracia de nuestro Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sea con todos nosotros, por siempre jamás. Amén.

El Ministro de cada Parroquia instruirá y examinará públicamente en la Iglesia a los jóvenes, los domingos, y los días festivos u otro tiempo que sea conveniente.

Y todos los Padres, Tutores y Padrinos traerán a la Iglesia al tiempo señalado, a aquellos de cuya instrucción religiosa son responsables, para que reciban instrucción por el Ministro.

Tan pronto como los niños llegan a una edad competente, y pueden decir el Credo, el Padre Nuestro y los Diez Mandamientos, y estén suficientemente instruídos en todo lo demás que contienen estos Oficios, deberán ser presentados al Obispo, para ser confirmados.

 


 

 

Orden de la Confirmación

O Imposición de Manos sobre
Aquellos Bautizados que ya
tengan uso de Razón.

El día señalado, todos los que deban ser confirmados, colocados de pie y en orden delante del Obispo, que estará sentado en su silla cerca de la Santa Mesa, toda la Congregación estará también de pie hasta el Padre Nuestro. El Ministro entonces dirá,

REVERENDO Padre en Dios, os presento a estas personas para que reciban la Imposición de Manos.

Luego el Obispo, o cualquier Ministro señalado por él, puede decir,

    Oíd las palabras del Evangelista San Lucas, en el Capítulo octavo del Libro de los Hechos de los Apóstoles:

LOS Apóstoles que estaban en Jerusalén habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan: los cuales venidos, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo; (porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el Nombre del Señor Jesús). Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo.

Entonces el Obispo dirá,

RENOVAIS, aquí, en la presencia de Dios y de esta congregación, la solemne promesa y voto que hicisteis, o fue hecho en vuestro nombre en vuestro Bautismo, ratificándolo y confirmándolo, y reconociendo que estáis obligados a creer y a cumplir con todas aquellas cosas a que vuestros padrinos se obligaron entonces por vosotros?

Y cada uno contestará audiblemente,

Resp. Los renuevo.

 
Entonces dirá el Obispo,

PROMETEIS seguir a Jesucristo como vuestro Señor y Salvador?

Y cada uno responderá,

Lo prometo.

Obispo. Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor;
Resp. Que ha hecho el cielo y la tierra.
Obispo. Bendito sea el Nombre del Señor;
Resp. Desde ahora, y para siempre.
Obispo. Señor, oye nuestra oración.
Resp. Y llegue a ti nuestro clamor.

Obispo. Oremos.

DIOS Omnipotente y Eterno, que te has dignado regenerar a estos tus siervos por medio del Agua y del Espíritu Santo, y les has concedido perdón de todos sus pecados; Fortalécelos, oh Señor, te suplicamos, con el Espíritu Santo, el Consolador, y aumenta diariamente en ellos tus varios dones de gracia: el espíritu de sabiduría y de entendimiento, el espíritu de consejo y de fortaleza espiritual, el espíritu de conocimiento y de piedad verdadera; y llénalos, Oh Señor, del espíritu de tu temor santo, ahora y siempre. Amén.
 

Confirmation

Entonces, arrodillándose todos en orden delante del Obispo, él pondrá sus manos sobre la cabeza de cada uno en particular, diciendo,

DEFIENDE, Oh Señor, a este tu hijo con tu gracia celestial, a fin de que permanezca tuyo para siempre; y de día en día crezca en tu Espíritu Santo más y más, hasta que llegue a tu reino eterno. Amén.

Luego el Obispo dirá,

  El Señor sea con vosotros.
Resp. Y con tu espíritu.

Obispo. Oremos.

El Obispo dirá el Padre Nuestro, que repetirá la Congregación arrodillada.

PADRE nuestro, que estás en los cielos, Santificado sea tu Nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, Así en la tierra como en los cielos. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy. Y perdónanos nuestras deudas, Así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación, Mas líbranos de mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por siempre jamás. Amén.

Entonces dirá el Obispo,

DIOS Omnipotente y eterno, que nos das poder para querer y hacer las cosas que son buenas y agradables a tu Divina Majestad; Te dirigimos nuestras humildes súplicas por estos tus siervos, sobre los que, según el ejemplo de los santos Apóstoles, hemos impuesto nuestras manos, para asegurarles por este signo de tu favor y generosa bondad para con ellos. Que tu mano paternal, te suplicamos, sea siempre sobre ellos; que tu Espíritu Santo sea siempre con ellos, y que de tal modo los guíes en el conocimiento y obediencia de tu Palabra, que al fin obtengan vida eterna; mediante Jesucristo nuestro Señor, que contigo y el mismo Espíritu Santo es un solo Dios y vive y reina siempre por los siglos de los siglos. Amén.

OH Señor Omnipotente y Dios eterno, suplicámoste te dignes dirigir, santificar y gobernar nuestros corazones y cuerpos en los caminos de tus leyes, y en las obras de tus mandamientos; para que por medio de tu poderosísima protección, ahora y siempre, seamos preservados en cuerpo y alma; mediante Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Amén.

Entonces el Obispo les dará la Bendición, diciendo así,

LA Bendición de Dios Omnipotente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sea sobre vosotros, y more con vosotros eternamente. Amén.

El Ministro no omitirá solicitar fervorosamente a los confirmados que vengan sin dilación a la Cena del Señor.

Nadie será admitido a la Santa Comunión hasta haber sido confirmado, o esté preparado y deseoso de ser confirmado.

 

 

Web author: Charles Wohlers U. S. EnglandScotlandIrelandWalesCanadaWorld